Beneficios para miembros de Orca
Devolución de 14 días
Entrega gratuita en pedidos superiores a 50€
Beneficios para miembros de Orca
Devolución de 14 días
Entrega gratuita en pedidos superiores a 50€
Beneficios para miembros de Orca
Devolución de 14 días
Entrega gratuita en pedidos superiores a 50€
Beneficios para miembros de Orca
Devolución de 14 días
Entrega gratuita en pedidos superiores a 50€
Beneficios para miembros de Orca
Devolución de 14 días
Entrega gratuita en pedidos superiores a 50€
Beneficios para miembros de Orca
Devolución de 14 días
Entrega gratuita en pedidos superiores a 50€
Beneficios para miembros de Orca
Devolución de 14 días
Entrega gratuita en pedidos superiores a 50€
Beneficios para miembros de Orca
Devolución de 14 días
Entrega gratuita en pedidos superiores a 50€
Beneficios para miembros de Orca
Devolución de 14 días
Entrega gratuita en pedidos superiores a 50€
Beneficios para miembros de Orca
Devolución de 14 días
Entrega gratuita en pedidos superiores a 50€
Volver

Empezar tu travesía en aguas abiertas de la mejor manera: consejos imprescindibles de un entrenador

No hay nada mejor que la sensación de estar en paz durante una sesión de natación en aguas abiertas. Encontramos nuestro ritmo, conectamos con nosotros mismos y no hay ningún otro lugar en el que prefiramos estar,

EMPEZAR A NADAR

No hay nada mejor que la sensación de estar en paz durante una sesión de natación en aguas abiertas. Encontramos nuestro ritmo, conectamos con nosotros mismos y no hay ningún otro lugar en el que prefiramos estar, aunque a menudo no pase nada de esto cuando damos las primeras brazadas.

Afortunadamente, existen estrategias que podemos usar para concentrarnos y estar preparados mentalmente antes de lanzarnos al agua (o, realmente, en cualquier momento de una travesía), ya sea en una prueba de 5 Km, de más de 10 Km o en un triatlón. A continuación, indicamos cómo empezar a nadar con suavidad. Incluso si el océano, el lago o el río están agitados.

CUIDADO CON LA DISTANCIA

He visto a muchos nadadores observar el recorrido de una travesía la mañana de la carrera y decir: "Entonces, ¿tengo que nadar hasta esa boya de allí al final?".

Un par de cosas sobre esto:

• Es muy difícil juzgar las distancias en el agua, especialmente si no sabemos lo altas y grandes que son las boyas. Tal vez esa boya en realidad es mucho más pequeña de lo que pensamos, lo que hace que parezca que está muy lejos. Así que tener que ir "hasta allí al final" puede que no sea para tanto; no saquemos conclusiones precipitadas.
• Sin importar el tamaño, una clave para llegar a todas y cada una de las boyas es recordar qué es lo que nos ayuda a avanzar. ¿Pensar en la entrada de la mano en el agua nos ayuda a la hora de nadar? ¿Fijarnos en el agarre? ¿O concentrarnos en mantener una frecuencia alta de brazadas? Lo que sea que nos mueva a través del agua es todo lo que necesitamos para mantenernos concentrados. Debemos pensar y ejecutar estas ideas y el problema de la distancia se resolverá por sí solo.

Parte de lo que le da poder al concepto de “distancia” es que nos hace preocuparnos por el futuro. Cualquier cosa que nos haga regresar al presente —concentrarnos en el rolido, mover los brazos a una cadencia cómoda y familiar, mantener la mano baja— nos ayudará a evitar que estas preocupaciones del futuro nos bloqueen.

CURIOSIDAD

La fallecida entrenadora de natación Anne Cleveland siempre me recordaba que "nunca te metes en la misma agua dos veces". De hecho, el inicio de cada sesión de natación en aguas abiertas es como una cita a ciegas con el mar. Es posible que conozcamos algunos datos concretos, como la velocidad a la que se mueve la corriente y la temperatura del agua, pero no es lo mismo que entrar y nadar.

Para tener una idea de cómo estará el agua el día de la travesía, qué tipo de olas habrá o cuál será la temperatura, siempre es recomendable hacer un entrenamiento previo, pero eso no siempre es posible. Cuando no lo es, es útil entrar al agua con curiosidad. Tomarnos los primeros momentos para notar qué sentimos, fijarnos en cómo se mueven la corriente y las olas, y cómo vamos a adaptarnos a la situación. Adaptarnos es fundamental. Siempre debemos aceptar lo que el agua nos da (nunca vamos a ganar una batalla contra el agua, especialmente en el océano). Al ser conscientes de que los primeros momentos son para familiarizarse, sea cual sea la situación que nos encontremos, hará que no nos sorprenda.

PALABRAS DE MOTIVACIÓN

Muchos atletas profesionales recitan un mantra o se dicen a sí mismos ciertas palabras de motivación antes de competir. Es recomendable seguir este ejemplo y tener alguna a mano para repetirnos a nosotros mismos cuando las preocupaciones empiecen a aparecer (debemos descubrir nuestra palabra o palabras mucho antes del día de la carrera). Una deportista a la que yo solía entrenar usaba la palabra “atleta” como su mantra, dividiéndola en dos brazadas hasta que entraba de lleno en el ritmo de natación. Debemos usar algo que sea significativo para nosotros, lo que a cada uno nos funcione.

Otra opción es la de cantar la canción del alfabeto en nuestra cabeza (incluso la podemos cantar bajo el agua si nos encontramos con dificultades para recuperar el aliento. Exhalar más bajo el agua puede ayudarnos a controlar mejor la respiración). Este sistema tiene una manera increíble de mantenernos enfocados en el ahora, nos ayuda a desplazar pensamientos inútiles, y a limpiar la maleza para que podamos hacer que nuestro ritmo de natación sea óptimo. En definitiva, nos ayuda a conseguir que la travesía tenga un buen comienzo.

Si perdemos la concentración y comenzamos a preocuparnos por la distancia, el estado del mar o el tiempo, no pasa nada. Solo debemos usar estas herramientas para recuperarla. No es necesario nadar perfecto para tener una buena travesía. La natación no siempre se trata de nuestro estilo; se trata de tomar buenas decisiones que mantengan la cabeza y los pies en la misma agua, por así decirlo. Eso permite que nuestro ritmo tome el control y que nuestra travesía sea óptima.

ACERCA DE MARTY MUNSON

Marty Munson es entrenadora de natación certificada por la USMS y entrenadora de triatlón certificada por la USAT. Ha sido editora de salud y fitness en numerosas publicaciones; su trabajo ha aparecido en Men's Health, Esquire, Triathlete, Shape, Marie Claire, O, la revista Oprah, la revista USMS Swimmer, entre otras muchas. Como entrenadora de natación, su especialidad es trabajar con triatletas en aguas abiertas. También es una nadadora aventurera, una exploradora reciente de la natación de invierno y le encanta nadar alrededor de sitios emblemáticos, incluida la Estatua de la Libertad, Key West y la isla de Manhattan.

Post relacionados

We believe that you are in United States.

Quieres cambiar a tu región?

You are currently on the Spain website. We recommend you choose your country so you can complete an online purchase.



You can also consult the other countries and languages. See all.

Selecciona tu ubicación

america
europa
Austria
Austria
Denmark
Denmark
Deutschland
Deutschland
España
España
France
France
Ireland
Ireland
Italia
Italia
Nederland
Nederland
Portugal
Portugal
Sweden
Sweden
United Kingdom
United Kingdom
Otros países
Internacional
Internacional
Sin tienda online

Newsletter

Regístrate en la newsletter y únete a la comunidad Orca

Ajusta tus preferencias para las comunicaciones en la configuración de tu cuenta

¿Ya tienes una cuenta? Inicia sesión

Inicia sesión

¿Has olvidado tu contraseña?

Recuperar contraseña

Introduce tu dirección de correo electrónico y te enviaremos las instrucciones para restaurar tu contraseña.

Encuentra tu talla

Te ayudamos a encontrar la talla de un neopreno ORCA. Rellena la siguiente información.

Pecho
Altura
Peso
Pecho
Altura
Peso

Cómo medirte tu mismo

Se recomienda tomar las medidas sin ropa.

Toma la cinta métrica y colócala en la parte más ancha del pecho.

Sitúa el inicio de la cinta métrica y rodea tu pecho, manteniendo la cinta recta, hasta encontrar el punto inicial.

Consigue un libro, un espejo de mano y un lápiz.

Quítate el calzado y cualquier accesorio que lleves en la cabeza.

Busca una superficie totalmente plana que tenga una pared lisa detrás.

Ponte de pie frente a la pared, con los pies juntos.

Pon el libro en la cabeza y presiona contra la pared. Guíate con el espejo para comprobar que está en posición horizontal y bien centrada. Marca con un lápiz en la pared la posición de la parte superior de la cabeza.

Una vez hecha la marca, sal de esa posición y coge una cinta métrica. Con ella debes medir la distancia del suelo a la marca que hiciste con el lápiz.

Súbete a la báscula, sin ropa ni accesorios y anota la información.

Encuentra tu talla