Beneficios para miembros de Orca
Devolución de 14 días
Entrega gratuita en pedidos superiores a 50€
Beneficios para miembros de Orca
Devolución de 14 días
Entrega gratuita en pedidos superiores a 50€
Beneficios para miembros de Orca
Devolución de 14 días
Entrega gratuita en pedidos superiores a 50€
Beneficios para miembros de Orca
Devolución de 14 días
Entrega gratuita en pedidos superiores a 50€
Beneficios para miembros de Orca
Devolución de 14 días
Entrega gratuita en pedidos superiores a 50€
Beneficios para miembros de Orca
Devolución de 14 días
Entrega gratuita en pedidos superiores a 50€
Beneficios para miembros de Orca
Devolución de 14 días
Entrega gratuita en pedidos superiores a 50€
Beneficios para miembros de Orca
Devolución de 14 días
Entrega gratuita en pedidos superiores a 50€
Beneficios para miembros de Orca
Devolución de 14 días
Entrega gratuita en pedidos superiores a 50€
Beneficios para miembros de Orca
Devolución de 14 días
Entrega gratuita en pedidos superiores a 50€
Volver

Tres consejos para realizar un gran segmento de natación

Sin duda, existen muchas claves para poder completar con éxito un triatlón. En esta ocasión nos centraremos en tres puntos del segmento de natación, donde muchos atletas encuentran obstáculos que les impiden rendir al máximo.

MARTY MUNSON - Entrenadora de triatlón y natación

Sin duda, existen muchas claves para poder completar con éxito un triatlón. En esta ocasión nos centraremos en tres puntos del segmento de natación, donde muchos atletas encuentran obstáculos que les impiden rendir al máximo. Lo recomendable es enfrentarse a estos problemas antes del día de la carrera, entrenarlos, así que salgamos al mar y experimentemos, porque existen tácticas que pueden ayudarnos a superarlos. Cuanto más nos preparemos, mejor nos irá el día del triatlón. 

1. LLEGAR A LA PRIMERA BOYA 

En el inicio de una carrera suceden muchas cosas a la vez. Por una parte, está el agua, que puede estar movida, caliente, fría, con oleaje... Después tenemos a los competidores que se sitúan a nuestro alrededor. Y finalmente está la primera boya, que parece que se esté alejando cada vez más a pesar de nuestros esfuerzos por llegar a ella.

Entonces, empezamos a nadar más rápido, a aumentar la cadencia, porque estamos seguros de que eso es lo que nos llevará hasta nuestro objetivo. Pero nos quedamos sin aliento, con la sensación de que necesitamos más aire (¿cómo puede ser? ¡si hemos entrenado!). Y entonces optamos por tomar más bocanadas de aire y aumentar el ritmo de la brazada, pensando que eso solucionará el problema...pero no. De repente sentimos como si no hubiéramos nadado en la vida. No podemos respirar, los otros nadadores nos adelantan y nos preguntamos cómo narices acabaremos el segmento.

LA ESTRATEGIA: 

¡Exhalar! ¿Cuándo fue la última vez que hicimos eso? Lo más probable es que haya sido hace más tiempo del que creemos. Todos esos pequeños sorbos de aire que vamos tomando se acumulan y nos provocan una sensación de pánico. Aunque sea difícil de creer, es así. Lo podemos comprobar haciendo la prueba en tierra, inspirando 5 veces sin exhalar y después observando nuestras sensaciones ... luego podemos hacer lo mismo, pero exhalando... Sin duda notaremos la diferencia.

Así pues, lo primero que debemos hacer cuando notemos esa falta de aire es exhalar, y mucho. A algunos atletas les gusta decir un largo y agradable "aaaaaah". Sí, en voz alta. En superficie o debajo del agua. Luego digámoslo cada vez que pongamos la cabeza bajo el agua para mantener esa exhalación fuerte. Paul Newsome, fundador de Swim Smooth, recomienda que los nadadores digan la palabra "bubble" (burbuja en inglés) bajo el agua, ya que nos hace exhalar correctamente y nos mantiene respirando con eficacia (funciona muy bien). Además, centrarnos en la respiración nos ayuda a permanecer centrados en el momento, y nos hace romper con el ciclo de dudas: "¿Cuánto falta para llegar? / Tengo que nadar más rápido / Me falta el aliento".

2. SEGUIR ADELANTE

Algunos atletas pasan las primeras boyas sin problemas. Pero sus mentes se activan cuando están a la mitad del recorrido, especialmente si sienten como si no hubiera nadie alrededor. Viven un momento "Coyote” (sí, el que quería atrapar al Correcaminos) en el que, de repente, miran a su alrededor y se dan cuenta de que están flotando en el aire, o, en este caso, en medio del océano. Los pensamientos de "vaya, estoy aquí, solo, y soy una persona vulnerable en medio de este gran océano" comienzan a aparecer, lo que activa los nervios y las dudas. 

LA ESTRATEGIA: Concentrase en las fortalezas. Es decir, pensar en lo que nos hace nadar mejor, ya que será eso lo que nos lleve directos hasta la meta. Poner nuestra atención en eso nos saca de los pensamientos “cómo llegué aquí / cómo voy a terminar” y nos devuelve al momento, nos hace centrarnos. De hecho, si pensar en la entrada de la mano, en el rolido o en la patada nos hace nadar mejor, es sin duda en lo que debemos concentrarnos con todas nuestras fuerzas para poder llegar a nuestro objetivo.

3. NADAR HASTA LA META

Está claro que todos queremos superar a la persona a la que hemos estado persiguiendo durante todo el recorrido, pero hemos de tener cuidado de no acortar la brazada cuando intentamos nadar más rápido. Convertirnos en un T-Rex y mover los brazos como si fueran un molino solo hará que lleguemos cansados a la T1.

LA ESTRATEGIA: En la llegada debemos ser los más tranquilos en el agua. Usar nuestra potencia para nadar largo y fuerte nos permitirá adelantar a todas esas personas que están haciendo el T-Rex y el molino. Además, esto nos permitirá tener un poco más de energía para los segmentos de bicicleta y de carrera.

ACERCA DE MARTY MUNSON

Marty Munson es entrenadora de natación certificada por la USMS y entrenadora de triatlón certificada por la USAT. Ha sido editora de salud y fitness en numerosas publicaciones; su trabajo ha aparecido en Men's Health, Esquire, Triathlete, Shape, Marie Claire, O, la revista Oprah, la revista USMS Swimmer y muchas otras. Como entrenadora de natación, su especialidad es trabajar con triatletas en aguas abiertas. También es una nadadora aventurera, una exploradora reciente de la natación de invierno y le encanta nadar alrededor de cosas, incluida la Estatua de la Libertad, Key West y la isla de Manhattan.

Post relacionados

We believe that you are in United States.

Quieres cambiar a tu región?

You are currently on the Spain website. We recommend you choose your country so you can complete an online purchase.



You can also consult the other countries and languages. See all.

Selecciona tu ubicación

america
europa
Austria
Austria
Denmark
Denmark
Deutschland
Deutschland
España
España
France
France
Ireland
Ireland
Italia
Italia
Nederland
Nederland
Portugal
Portugal
Sweden
Sweden
United Kingdom
United Kingdom
Otros países
Internacional
Internacional
Sin tienda online

Newsletter

Regístrate en la newsletter y únete a la comunidad Orca

Ajusta tus preferencias para las comunicaciones en la configuración de tu cuenta

¿Ya tienes una cuenta? Inicia sesión

Inicia sesión

¿Has olvidado tu contraseña?

Recuperar contraseña

Introduce tu dirección de correo electrónico y te enviaremos las instrucciones para restaurar tu contraseña.

Encuentra tu talla

Te ayudamos a encontrar la talla de un neopreno ORCA. Rellena la siguiente información.

Pecho
Altura
Peso
Pecho
Altura
Peso

Cómo medirte tu mismo

Se recomienda tomar las medidas sin ropa.

Toma la cinta métrica y colócala en la parte más ancha del pecho.

Sitúa el inicio de la cinta métrica y rodea tu pecho, manteniendo la cinta recta, hasta encontrar el punto inicial.

Consigue un libro, un espejo de mano y un lápiz.

Quítate el calzado y cualquier accesorio que lleves en la cabeza.

Busca una superficie totalmente plana que tenga una pared lisa detrás.

Ponte de pie frente a la pared, con los pies juntos.

Pon el libro en la cabeza y presiona contra la pared. Guíate con el espejo para comprobar que está en posición horizontal y bien centrada. Marca con un lápiz en la pared la posición de la parte superior de la cabeza.

Una vez hecha la marca, sal de esa posición y coge una cinta métrica. Con ella debes medir la distancia del suelo a la marca que hiciste con el lápiz.

Súbete a la báscula, sin ropa ni accesorios y anota la información.

Encuentra tu talla