Selecciona tu País

Shop online

Orca Community Blog

Conectar con la naturaleza y con uno mismo mientras se nada

Orca

10 de Septiembre, 2021

YOGA Y EL MAR. DESCOMPRIMIR, CONECTAR CON LA NATURALEZA, CON UNO MISMO Y CON LOS DEMÁS

SARAH FYSON - Instructora de yoga, socorrista y miembro de Open Minds Active

Tengo el privilegio de enseñar yoga con la organización Open Minds Active en una de sus actividades. Realizamos sesiones al aire libre, enfocadas a jóvenes adultos con dificultades de aprendizaje, que tienen como objetivo generar confianza y conexión. También soy nadadora, por lo que he podido ayudar con las sesiones de natación en aguas abiertas, enseñando posturas de yoga y prácticas de respiración antes de meterse en el agua. Es una gran satisfacción y alegría ver a las personas conectar consigo mismas, ver cómo encuentran la confianza para expresarse a través del movimiento, a través de una experiencia compartida, sin preocuparse por ser juzgadas. Esto me incluye a mí. Yo no dejo de hacerlo por el hecho de ser la profesora. De hecho, aprendo mucho sobre mí misma en estas sesiones al trabajar con gente increíble y sus aportaciones. La alegría tiene un efecto dominó que se traduce en una sonrisa en los rostros de todos los involucrados y, a menudo, en los extraños que pasan. Estas experiencias compartidas crean conexiones que son necesarias, especialmente en un momento en el que ha sido tan difícil hacerlo. Ha sido una gran ventaja que buena parte del trabajo se haya realizado al aire libre, en la naturaleza y en el mar, junto a un lago o en un hermoso y extenso parque arbolado.

Me encanta nadar, y estar en el agua ha ido de la mano de todo lo que he hecho. Durante mi infancia, mis hermanas y yo pasábamos horas en el mar en Polzeath, agarrándonos con fuerza a nuestras tablas de bodyboard enfundadas en nuestros trajes de baño, y con los cuerpos rojos, casi en carne viva, como resultado del roce. Conduciendo hacia la playa, todas queríamos ser las primeras en decir "¡puedo ver el mar!", y sentir la emoción de ese primer vistazo, de esa primera imagen. Observar por la ventana, sentir la extensión y la libertad del mar, anticipando la sensación del  viento en nuestra cara, la arena y el agua salada. Todo ello era inigualable, lo salvajes y empoderadas que nos sentíamos. Así experimenté la sensación de paz y de calma sin distracciones. En ese momento, no quería estar en ningún otro lugar. Siempre me esfuerzo por volver a ese sentimiento tranquilo y desinhibido que sentía cuando era niña. Ese sentimiento de estar bien tal como estoy alimenta mi pasión por apoyar a otros en su viaje de autodescubrimiento.

Si soy honesta, mientras estudiaba artes escénicas y luego actuaba en la escuela de teatro, luchaba por dentro y por fuera para estar bien, simplemente siendo yo misma. Tuve días en los que estaba bien y días en los que, paralizada por los nervios, sentía que simplemente no era lo suficientemente buena y que era un fraude. Trabajé duro y lo hice bien, pero a veces me sentía como si estuviera en arenas movedizas, inestable y frustrada. Fueron los momentos en los que estaba centrada y tranquila en los que el tiempo parecía ralentizarse, momentos en los que fue fácil. No tenía que intentar nada; sentía que yo misma era suficiente y eso me hacía sentir genial.

Como profesora de yoga, a través del movimiento y la respiración, me esfuerzo por que las personas descubran ese sentimiento de calma que le permite a uno explorarse a sí mismo y su autoestima, sin inhibiciones ni juicios, con el objetivo de fortalecer la confianza en uno mismo.

Es muy importante entender cómo funciona la respiración y el sistema nervioso para comprender lo que está sucediendo en nuestro cuerpo cuando sentimos conmoción, miedo o nervios. El sistema nervioso parasimpático controla la homeostasis y el cuerpo en reposo, siendo responsable de la función de "descanso y digestión". El sistema nervioso simpático, por su parte, controla la respuesta del cuerpo ante una amenaza percibida y es responsable de la respuesta de "lucha o huida". Ambos son completamente necesarios y útiles. Ser capaz de comprender el sistema nervioso, aunque sea un poco ayuda a nuestra mente y cuerpo a controlar los nervios o la ansiedad, a través del trabajo respiratorio, y permanecer centrados en nuestro día a día.
Con los participantes de Open Minds Active practicamos ejercicios de respiración sencillos que ralentizan la respiración, alargan la exhalación y ayudan a acceder al sistema nervioso parasimpático. Esto es útil si te estás metiendo en agua fría, te sientes cohibido o estás lidiando con niveles altos de ansiedad. Cualquier cosa que nos ponga en contacto con nuestra respiración es beneficiosa. Cuando estoy teniendo una semana intensa, me recuerdo a mí misma que debo tomarme un momento para respirar profundamente.

Con los adultos jóvenes con necesidades educativas especiales, trabajamos herramientas que los ayudan a prepararse para una vida independiente. Vivir nuevas experiencias y conseguir la confianza que les lleve a participar en actividades al aire libre forman una parte importante del trabajo. Los llevamos a dar paseos por la naturaleza, los animamos a experimentar el yoga al aire libre y la natación en aguas abiertas. Después de solo un par de semanas, observamos cómo su confianza aumenta. Nos encanta ver su entusiasmo mientras saltan del minibús y corren hacia el lago para empezar la actividad. Cada semana, su ilusión y confianza en sí mismos crece y es una visión tan reconfortante que nos hace sonreír. Tanto a nosotros como a los que pasean por allí.
Trabajar al aire libre es asombroso. Puede ser beneficioso para muchas personas a la hora de aliviar las distracciones y calmar la mente. Al menos, para mí lo es. Estar lejos de la tecnología, conectar con el entorno natural y no distraerme en mi propia casa, o no preocuparme por mi "lista de cosas por hacer", me ayuda a recuperar esa calma de cuando era niña y por primera vez observé la extensión y la naturaleza salvaje del mar.

Es un privilegio trabajar y compartir experiencias similares con diferentes personas en la naturaleza. Hay algo en la naturaleza y el agua que ayuda a comunicarse con otras personas y a reforzar ese vínculo. El entorno y el trabajo de respiración nos ayudarán a concentrarnos en nuestro viaje personal que nos ayude a descubrir nuestra fortaleza interior.
Moverme, hacer yoga y, en particular, el mar, me han ayudado y me han proporcionado un refugio cuando más lo necesitaba. Como niña, me hizo descubrir el sentimiendo de unidad y paz, así que cuando me pierdo, la manera de encontrarme es volviendo a ese momento. Por eso, me siento privilegiada de poder apoyar a otros en su propio viaje personal.

ACERCA DE SARAH FYSON

Sarah vive en Bristol, Reino Unido y es instructora de Hatha Yoga, nadadora experimentada en aguas abiertas y socorrista de playa. Tiene formación en artes escénicas y su enseñanza de yoga está influenciada por años de "movimiento", ya sea a través de la danza o el agua. Siempre está encantada de compartir la alegría del movimiento y el aire libre con todos. Trabaja con Open Minds Active en sus iniciativas comunitarias y de prescripción social.
@sarfyson en Instagram

ACERCA DE OPEN MINDS ACTIVE

Open Minds Active es una organización de impacto social de Bristol que promueve la salud mental positiva y el bienestar a través de la natación en aguas abiertas y el aire libre al fomentar una conexión humana más profunda con la naturaleza. Web, Facebook e Instagram @openmindsactive