Selecciona tu País

Shop online

Orca Community Blog

Cómo la natación en aguas abiertas puede cambiar tu vida

Orca

10 de Mayo, 2021

LA NATACIÓN EN AGUAS ABIERTAS PUEDE TRANSFORMAR TU VIDA DEPORTIVA, MENTAL Y SOCIAL

Olivier Courret es el fundador de Mind Your Brain. Es hipnoterapeuta clínico certificado, coach mental, con un máster en programación neurolingüística, 3 veces campeón de su grupo de edad del triatlón de Asia y líder de Open Water Swimmers de Hong Kong. Olivier habla sobre su relación con la natación en aguas abiertas y cómo ha transformado por completo su vida.

OLIVIER COURRET - Fundador Mind Your Brain

Hace muchos años, nadar en aguas abiertas me daba miedo. El miedo a lo desconocido, la ausencia de una línea azul que seguir en el fondo, la ausencia de la vista tranquilizadora de la cubierta de la piscina, el agua turbia y las olas. ¿Qué pasa si no puedo mantenerme a flote? ¿Y si hubiera algo debajo de mí? ¿Qué pasa si no puedo seguir el ritmo del grupo? Tenía muchas razones para no intentarlo, pero estaba contemplando participar en un acuatlón (un formato de carrera divertido que incluye repeticiones de natación y carrera) y posiblemente en un triatlón, por lo que saltarse el entrenamiento en aguas abiertas no era una opción. Decidí dar el paso.

LAS PRIMERAS BRAZADAS 

En mi primera sesión, inquieto, decidí unirme a los nadadores de aguas abiertas de Hong Kong. Este grupo recién formado de nadadores se reunía todos los sábados por la mañana. Al principio, me resultó intimidante, pero Lloyd, el fundador y líder del grupo, con fuerte acento australiano me tranquilizó y me prometió que me esperaría en todo momento para que pudiera tomármelo con calma.

Mi corazón latía con fuerza cuando estábamos a punto de entrar en el agua. Comencé demasiado rápido, contuve la respiración, tensé mis músculos y giré demasiado con la esperanza de tener más tiempo para respirar. Cuando levanté la cabeza, todos estaban muy lejos. En ese momento mi respiración era superficial y mi corazón aún latía rápidamente. “¿Qué pasa si me rindo y regreso a la playa ahora?”, pensé. Sin embargo, Lloyd se deslizaba sin esfuerzo a mi lado, aconsejándome. “Baja el ritmo, mantén la cabeza abajo y exhala en el agua, deja de luchar, deslízate colega". Asentí con la cabeza, me concentré en mi exhalación y pude reducir el ritmo. A partir de ahí, empecé a deslizarme y todo se volvió más fácil. Me relajé, me sentí cómodo… y me enganché.

UNA PARTE FUNDAMENTAL DE MI VIDA

Sesión tras sesión, brazada tras brazada, me di cuenta de que todo se basaba en la respiración. Bajo el agua, cada exhalación lenta y prolongada liberaba la tensión en el cuerpo. No es la falta de inhalación, sino la falta de exhalación lo que se vuelve agotador.

Pronto aprendí a no "pelear" con el océano, sino a ser uno con el agua. Aprendí a deslizarme con las olas. Descubrí que no tener una línea de piscina era una invitación a explorar, y que la falta de visibilidad me proporcionaba una calma inusual que me llevaba a un estado meditativo. Antes de darme cuenta, las aguas abiertas se convirtieron en una parte fundamental de mi vida.

BENEFICIOS DE LA NATACIÓN EN AGUAS ABIERTAS

Al final me di cuenta de que los beneficios de la natación para la salud son bien conocidos, pero los relacionados con el bienestar y la salud mental son los más extraordinarios y desconocidos.

1. Romper con el estrés y la ansiedad

Primero, al concentrarte en exhalaciones largas, aprendes a regular tu respiración a un ritmo tranquilo y relajante que activa el sistema nervioso parasimpático. De ese modo, tu cuerpo se recupera y se cura más rápido y el neocórtex (la parte moderna del cerebro responsable del pensamiento racional, imaginación y creatividad) funciona a pleno rendimiento.

Bajo estrés, se activa el sistema nervioso simpático. Nuestro cerebro reptiliano toma el control y el pensamiento racional y razonable se ve comprometido. Y por si esto fuera poco, el proceso de recuperación también se detiene. Este modo también se conoce como huida y lucha. Un sistema diseñado para activarse solo durante un par de minutos cada vez.

La natación y la regulación de la respiración nos ofrecen un descanso muy necesario, apartando el estrés y la ansiedad de nuestra ajetreada vida.

2. Claridad, calma y serenidad

En segundo lugar, la ausencia límites físicos, como la pared de la piscina, implica que puedes nadar cientos de metros sin detenerte.
Una vez que alcanzas un ritmo constante, tu cuerpo mantiene el modo piloto automático y disfrutas de minutos de calma y concentración que te llevan a un estado meditativo. Los beneficios de la meditación y la atención plena son bien conocidos y puedes conseguirlos con una sola sesión de aguas abiertas: la claridad, la calma y la serenidad.

3. Aprender sobre tu yo interior

En tercer lugar, aprendes sobre ti mismo. Es cierto que las aguas abiertas pueden ser intimidantes al principio, pero si te enfrentas a tus miedos y luchas contra ellos, superarás el límite que tu propia mente te impone. Aprenderás a ser respetuoso con el agua, a ser consciente de los riesgos y que los miedos son principalmente producto de la imaginación.

Mientras permanezcas en el aquí y ahora, controles tu respiración y seas consciente de tu entorno, aprenderás a ir más allá de tus limitaciones.Cuando salgas de tu zona de confort por primera vez o nades los primeros 5 km, la recompensa de superar tus miedos será memorable. A partir de ahí, brazada tras brazada, deberás seguir desarrollando esa fortaleza mental y usar la imaginación para crear pensamientos positivos y conciliadores.

4. Fortalecer tu resiliencia

Cuarto, aprendes sobre la resiliencia. A medida que adquieres más experiencia, hay un momento en tu vida de nadador en el que es posible que quieras nadar más tiempo o comenzar a competir. En ese momento estás listo para disfrutar de los beneficios mentales de los deportes de resistencia. Empiezas a experimentar fuera de tu zona de confort, mientras te das cuenta de que puedes terminar lo que empezaste y que tu cuerpo y tu mente son mucho más fuertes de lo que creías.

A veces hay quien decide también nadar lo más tarde posible en la temporada sin neopreno. Aprendes a sentirte cómodo con lo incómodo. Aunque hace frío, desarrollas una fortaleza mental, que te hace sentir orgulloso de ti mismo y, en el proceso, refuerzas también tu sistema inmunológico. Aprendes a observar la sensación en tu piel mientras te sumerges en el agua fría y abrazas la sensación de escozor y entumecimiento. Con el tiempo, superas esa sensación de frío en la mente y te sientes extrañamente feliz, vivo, más fuerte y motivado para conseguir aún más.

5. Conocer gente diferente

En quinto lugar, aunque no hablamos mucho en el agua, son los beneficios fuera del agua los que nos permiten construir una vida social dentro de una comunidad acogedora y solidaria. Después de una sesión de natación en aguas abiertas, reunirse con amigos de diferentes procedencias, compartir historias sobre la natación y la vida, es una recompensa mental y emocional. Todos somos iguales en el agua: un cuerpo, un bañador, un par de gafas de natación, un gorro de natación y la misma boya de seguridad. La edad, el género, la ocupación, el estatus, la riqueza, la preferencia sexual, la opinión política, la religión ya no importan, ya que nos damos cuenta de que todos estamos profundamente conectados por nuestro amor por la natación.

Las aguas abiertas han transformado mi vida de muchas maneras, atlética, mental y socialmente. Gané 3 títulos del Campeonato Asiático de Triatlón, cambié mi carrera e hice innumerables amigos dentro de la comunidad. 

 Hace unos años, Lloyd regresó a Australia y me pidió que dirigiera los nadadores de aguas abiertas de Hong Kong. Ahora soy yo quien nada junto a nuevos nadadores temerosos, invitándolos, con una sonrisa, a exhalar y deslizarse. Sé que están ante el comienzo de un viaje gratificante que aún no pueden imaginar y me siento afortunado de poder formar parte de él.

SOBRE OLIVIER COURRET

Tras una larga trayectoria en la industria del deporte, Olivier Courret empezó a indagar en cómo funciona la mente y la influencia de esta en el rendimiento deportivo, bienestar y salud. Nacido en Aix-en-Provence (Francia) y afincado en Hong Kong, se formó como hipnoterapeuta clínico y entrenador mental, además de estudiar un máster en programación neurolingüística. Este apasionado de la mente y su poder, fue tres veces ganador de su grupo de edad en triatlones de Asia y actualmente, lidera al equipo de nadadores de aguas abiertas de Hong Kong.

SOBRE MIND YOUR BRAIN

Mind your brain es un método de entrenamiento de hipnoterapia clínica para mejorar el rendimiento deportivo, el bienestar personal y la salud. Ofrecen consultas, clases gratuitas y cursos online sobre hipnoterapia y meditación para mejorar la salud mental y el bienestar general y el rendimiento diario y deportivo. En palabras de Olivier, el objetivo de Mind your brain es “ayudar a la gente a encontrar su objetivo y a conseguirlo” a través de las técnicas que él mismo ha aprendido profesional y personalmente a lo largo de los años.