Selecciona tu País

Shop online

Orca Community Blog

Entrevista con Ronnie Schildknecht

Orca

3 de Mayo, 2021

"CUANDO CONOCES LA SENSACIÓN DE GANAR, QUIERES EXPERIMENTARLA UNA Y OTRA VEZ”

ENTREVISTA CON RONNIE SCHILDKNECHT - TRIATLETA PROFESIONAL Y MÁNAGER DE ATLETAS

Si hay alguien al que no le sobre el tiempo y siente y vive el triatlón 24/7 es el suizo Ronnie Schildknecht, embajador de marca Orca. Es triatleta profesional con larga trayectoria y mánager de atletas de renombre como el alemán Sebastian Kienle, ganador del Campeonato del Mundo de Ironman en 2014; Imogen Simmonds y el equipo HEP.

En una conversación, Ronnie nos cuenta cómo gestiona su tiempo y cómo organiza su día a día. Sobre todo, destaca el momento en el que decidió combinar su carrera como triatleta con la gestión como mánager de Kienle. “Cuando Sebi me pidió que lo dirigiera yo todavía era profesional, pero ya tenía 38 años. Lo pensé, y sentí que era el paso correcto para construir algo duradero y sostenible después de mi carrera como atleta”, apunta. En este sentido, su organización diaria se ha adaptado para poder llegar a todo: “Tengo que organizar mucho más mi día a día y asegurarme de tener una estructura, ser flexible y no estresarme”. Entrenar temprano por la mañana, desayunar con la familia, trabajar desde casa, salir en bicicleta o una sesión de Zwift a última hora de la tarde son algunas de sus rutinas establecidas. Esto, y pasar el mayor tiempo posible con su esposa Chrissy, su hija Mila y el perro de la familia, Mellow. 

También hay espacio para la natación, señala que “ha sido un poco diferente últimamente, aunque desde que vivo junto al lago de Zurich es más fácil”. El hecho de que el agua esté “un poco fría” no es un problema "con la nueva gama de aguas abiertas de Orca”, añade.   

VIDA COMO MÁNAGER

Honor y una presión positiva son las palabras que utiliza Ronnie para definir lo que supone para él entrenar a Sebastian Kienle. “Disfruto del trabajo con Sebi y su esposa Tine, que también juega un pequeño papel”, destaca. Además, la relación entre los dos va más allá. “No me veo sólo como un manager, sino también como amigo; y me siento valorado además como asesor deportivo, después de tantos años de carrera”, dice.

Otro factor que ha tenido que gestionar es el efecto de la pandemia en la vida de los atletas, pero sin duda lo ha hecho con la mentalidad positiva que le caracteriza. “Aunque fuera una situación difícil, no hubo tiempo para esconder la cabeza en la arena. Me animé a abordar esta crisis de manera diferente, BUSCANDO nuevas formas de relacionarme con patrocinadores y atletas”, subraya. Al ver como la preocupación empezaba a asaltar a muchos de los deportistas, se concentró más en la parte mental que en la gestión comercial; algo que hizo con positivismo y mirando hacia delante, centrándose en trabajar los déficits de cada uno. Para Schildknecht “la parte mental juega un papel muy importante” y considera fundamental “resaltar los aspectos positivos y evitar la queja. Aunque es más difícil hacerlo que decirlo”. 

La adaptación a los cambios es otro aspecto importante que destaca, y en este sentido considera que “debes mantenerte en forma y ser flexible. El momento que vivimos es un gran desafío para un atleta que está acostumbrado a trabajar con un plan y fechas claras, pero [Sebastian, Imogen y el equipo HEP] lo han logrado muy bien hasta ahora”, valora. 

CARRERA PROFESIONAL

Una trayectoria profesional como la suya da para mucho y sus opiniones sobre este deporte son siempre de interés, sobre todo porque ha visto cómo ha cambiado el triatlón durante estos últimos años: “El deporte es mucho más competitivo ahora y si quieres estar en lo más alto, no puedes tener una debilidad real en ninguna de las disciplinas”. La vida de un deportista se nutre de recuerdos y en su caso, Ronnie destaca especialmente el cuarto lugar que obtuvo en el Campeonato del Mundo de Ironman en Kona en 2008. “Perdí el podio por 23 segundos, pero creo que fui el cuarto clasificado más afortunado que Kona haya visto”, señala satisfecho. 

¿Atleta o manager? Ante esta disyuntiva el suizo valora las dos facetas profesionales, ya que gracias a su experiencia como triatleta puede aportar consejos sobre cómo entrenar, especialmente a los que no tienen tanta experiencia, además de gestionar el tema de los patrocinios y establecer contactos. Lo que más se destaca en él es su pasión y amor por el triatlón: “Amo este deporte y su espíritu. La sensación de competir contra los mejores y de tener tres disciplinas combinadas en un solo deporte”, resalta. Aunque asegura que no echará de menos el tiempo de espera antes de una gran competición “cuando lo único que puedes hacer es esperar nervioso”.

Su retirada como deportista profesional ya está fijada, tal y como nos cuenta: “Mi plan es participar en el Challenge Roth como última carrera, aunque en momentos como este, tener demasiados planes no tiene mucho sentido. Espero volver a competir una vez más, aunque creo que es el momento adecuado para retirarme”. 

MOTIVACIÓN Y MENTALIDAD FUERTE

Preguntado por el secreto para no rendirse, Ronnie asegura que "es una especie de gestión de crisis. Cuando te sientes deprimido, debes concentrarte en cómo sentirte mejor. Después de cada bajada viene una subida, después de la lluvia siempre sale el sol. Así que, cuando te sientes mal, y tal vez sufras calambres, hay que intentar relajarse y confiar en que se avecinan tiempos mejores. Se trata de enfocarse en lo positivo”, afirma.

Los amantes del triatlón y del deporte en general se preguntarán como lo hace para mantenerse motivado en carreras que ha ganado hasta nueve veces, como el Campeonato Ironman de Suiza. Su respuesta es clara: “Nunca pierdes la motivación, porque cuando conoces la sensación de ganar, quieres experimentarla una y otra vez. Esto, por supuesto, tuvo un efecto mental. Me presioné mucho porque no ganar la carrera era como perder”. 

Los consejos que traslada a los triatletas que pueden haber perdido la motivación tras la pandemia definen su manera de ser y ver este deporte. “Levántate, diviértete entrenando y agradece poder hacer lo que amas: el triatlón”. En este sentido, Ronnie afirma que a lo largo de sus años como profesional ha aprendido la importancia de ser humilde, positivo y agradecido. 

EL PLACER DE NADAR Y LA RELACIÓN CON ORCA

La sensación agradable de nadar en aguas abiertas es algo que destaca Schildknecht, aunque asegura que no se considera el mejor nadador en su disciplina. “Nunca olvidaré cuando nadé con delfines en Kona, antes del Ironman Hawaii”, recuerda. De hecho, menciona la isla como su lugar preferido del mundo para practicar natación en aguas abiertas. 

A la hora de nadar, su neopreno preferido es el Predator, asegura, por ser “muy flexible y elástico en los lugares adecuados, con soporte en las zonas donde lo necesitas”. Precisamente por estos motivos cree que es un neopreno que se adapta a Sebastian Kienle e Imogen “por las mismas razones por las que me encanta”, afirma Ronnie. Según su amplia experiencia, recomienda tener en cuenta siempre el ajuste, la calidad y los aspectos técnicos como factores importantes para elegir un traje de neopreno. 

Finalmente, Schildknecht reafirma su compromiso con Orca, con la que trabaja estrechamente, asegurando que se trata de una marca con visión de futuro, respetuosa con el medio ambiente y siempre superando los límites en términos de innovación.